Juega responsablemente

Apostar nunca debería ser un problema.

La Lotería de California desea que todos disfruten jugando los juegos de la Lotería de California y desea que lo hagan responsablemente. Para garantizar la seguridad de tu entretenimiento en el juego, sigue estas normas para jugar con responsabilidad.

Consejos sobre cómo jugar responsablemente

  • Nunca apuestes dinero prestado.
  • Calcula tu presupuesto semanal o mensual para gastos de recreación y no te excedas del límite. Piensa que el dinero que gastas en el juego es parte del costo del entretenimiento.
  • Gasta solamente la cantidad que te permitirías perder cuando juegas.
  • Recuerda que en algún momento casi todos perdemos: los juegos no suelen dejar grandes ganancias monetarias. En cambio, siente la emoción de arriesgarte, de ganar a veces y de diviértete con tus amigos mientras juegas.
  • No juegues solo. Juega para compartir con amigos, familiares o colegas mientras comes o disfrutas otras formas de entretenimiento. El juego nunca debería ser indispensable para pasar un buen momento.
  • Limita la frecuencia con que juegas y la duración del mismo. Si apuestas con mayor frecuencia y por periodos de tiempo más largos, corres el riesgo de convertirte en un jugador problema.
  • Jugar debería ser tu decisión. No permitas que nadie te presione para que realices una apuesta. Si luchas contra adicciones, tal vez es preferible no apostar directamente.
  • El uso de alcohol u otras drogas cuando apuestas es peligroso. El alcohol y las drogas pueden afectar tu juicio e impedir que respetes los limites establecidos.

Quién no debería apostar

  • Cualquier persona que no cumpla con la edad legal; 18 años en el caso de la Lotería de California y generalmente 21 años para otro tipo de juegos de apuesta.
  • Cualquier persona que se encuentre en recuperación de jugo compulsivo o patológico.
  • Cualquier persona que se encuentre en la primera etapa de recuperación por alcoholismo o dependencia química.
  • Cualquier persona que tenga prohibidos los juegos de apuesta por políticas de la organización o del empleador.

Cuándo no deberías apostar

  • Cuando te sientas solo, molesto, deprimido o bajo estrés.
  • Cuando debas afrontar la muerte o pérdida de una persona querida.
  • Cuando intentes resolver cualquier problema personal o familiar.
  • Cuando quieras impresionar a otros.
  • Apostar debería ser divertido. Pedir dinero prestado para jugar, gastar más de tu presupuesto o utilizar dinero que has destinado para otro propósito finalmente puede traerte grandes problemas a ti y a tu familia.